Thread Reader

Bigotes y Brulotes

@BigotesBrulotes

9h

14 tweets
Twitter

Hoy suele recordarse, pese a que es la fecha sigue el calendario juliano, la toma de Trípoli (23/09/1821). Las tropas de Kolokotronis sitiaban la ciudad más importante del Peloponeso, para, una vez tomada, saquearla y perpetrar uno de los episodios más oscuros de la guerra.🧵🧵

Las hostilidades llegaban durante el mes de agosto, tras la victoria en la Batalla de Grana (10 agosto). Trípoli quedaba muy mermada ya que los otomanos albaneses sufrieron una dura derrota contra Kolokotronis. Aun así, las tropas otomanas resistirían varias semanas.

El historiador Thomas Gordon (coetáneo a los hechos) comentaba en su obra que la ciudad contaba con 13.000 personas en 1821; de los cuales 400 eran judíos y 7.000 eran turcos, el resto griegos. Con la guerra, los griegos se marcharían y refugiados turcos acudirían allí.

Para entonces, se piensa que la ciudad llegó a duplicar su población (sobre todo musulmana) para aprovechar la fortificada ciudad como refugio. 30.000 civiles y 10.000 soldados otomanos residían en una ciudad donde empezaba a escasear todo tipo de suministros...

Imaginad la situación por un momento. Los otomanos pierden en Levidi, Valtetsi, Doliana y Grana. Casi todas sus tropas fallece. Se resguardan en la ciudad, pero faltan alimentos. Llegan los griegos y sitian la ciudad. ¿Qué haríais para intentar solucionar la situación?

Pues seguramente lo que hicieron ellos: negociar la paz. Varios líderes otomanos empezaron a negociar de forma secreta con Kolokotronis y compañía. Muchos de los líderes griegos hicieron una gran fortuna aquí porque el pago que les exigieron a los más ricos fue tremendo.

Evidentemente, el grueso de las familias quedaron dentro de la ciudad y sufrieron el asedio de la ciudad (llevado a cabo paralelamente a las negociaciones). Finalmente, el tifus (entro otras), el hambre, la sed y las derrotas militares mencionadas provocaron la rendición.

PARÉNTESIS El próximo programa de La Bigoturra será específico sobre este tema porque creo que es muy interesante, especialmente por su repercusión. En el pódcast trataré más en profundidad las distintas memorias, diarios y crónicas que he ido trabajando. En hilo se queda corto.

Más allá de las negociaciones oficiales y la propia caída, la entrada de los griegos fue terrible. Durante tres días, los griegos masacraron a civiles turcos y judíos, mujeres y niños. Hubo torturas, quemas y saqueos. Se estima que 2.000 judíos y 30.000 turcos fueron asesinados.

Fue tal la espiral de violencia que muchos filohelenos que estuvieron allí, comenzaron a cuestionar públicamente si ayudar a Grecia era lo correcto. Ante el temor de perder el apoyo internacional, el gobierno griego ordenó censurar a estos filohelenos.

En Europa, los periódicos de distinta índole ideológica debatían sobre la masacre. Periódicos ingleses tendían a denunciar con más énfasis la masacre. Le Constitutionnel francés acusaba de exagerar la situación y acusaba a los otomanos del exterminio cristiano previo.

En general, ha sido una fecha muy señalada y motivo de debate desde entonces. Finlay ya en el XIX denunciaba la planificación del exterminio (y eso que era de los más filohelenos). Hoy en Grecia es motivo de celebración su liberación, pese a todo.

Es un tema que he mencionado alguna vez, pero creo importante reseñar. El otro día recordaba la masacre de Samotracia (sobre la población griega), hoy la de Trípoli (sobre musulmanes y judíos). En el pódcast prepararé toda la explicación lo más detallada posible.

También haré un breve recopilatorio de fuentes que pueden ser interesantes. Sin más, aquí os dejo por hoy. Ya sabéis que agradezco enormemente que compartáis si os ha gustado. Recordad suscribiros al pódcast para no perderos el próximo programa (enlace en mi perfil).

Bigotes y Brulotes

@BigotesBrulotes

Proyecto divulgativo dedicado a la Revolución Griega de 1821. Amadrinado por @PlumasDeSimurgh #LaBigoturra en Ivoox y Spotify.

Follow on Twitter